Del 31 de mayo al 16 de junio de 2024 / Parque de El Retiro
Icono reloj
L-J 10:30 - 14:00 h / 17:00 - 21:00 h
V-D 10:30 -15:00 h / 17:00 - 21:00 h

La libertad de expresión y de creación, a debate en la Feria

Actos en defensa de la libertad de expresión y homenajes a escritores, como a Antonio Gala, entre lo más destacado del último viernes de Feria.
‘Libertad de creación artística en Europa’ con Valerio Rocco, Dominika Kasprowicz, Directora de Villa Decius,, Ferenc Czinki, y Geertjan De Vugt, en el Pabellón Caixabank la 82ª #FLMadrid23 en el Retiro. 9 de junio de 2023. © Isabel Infantes

Eva Orúe: «Fervor de Buenos Aires nunca ha dejado de dialogar con el presente»

Ayer la Feria apostó por dar protagonismo a las voces que se intentan silenciar. Además de convertirse en el escenario de la lectura del Manifiesto ‘La literatura, siempre del lado de la libertad y de la democracia’, a cargo de Gioconda Belli, Rosa Montero, Yúnior García y Juan Carlos Chirinos —y al que ya se han adherido más de 60 intelectuales de varios países—, el mismo contexto reivindicativo se extendió al Pabellón Europa.

Ese espacio acogió a figuras europeas que protegen la libertad de expresión y creación en la charla ‘Libertad de creación artística en Europa’ que fue moderada por Valerio Rocco, director del Círculo de Bellas Artes (CBA). Participaron, además, Ferenc Czinki, director de la Asociación Húngara de Escritores; Dominika Kasprowicz, directora de Villa Decius de Cracovia; y Geertjan De Vugt, director de la Real Academia Holandesa de Artes y Ciencias. Los cuatro directores forman parte de la red transnacional European Alliance of Academies que nació en 2020, y cuenta con más de 70 miembros que persiguen aquellos episodios que puedan surgir de represión o reducción de la libertad de expresión o creación. 

Rocco aludió en un primer análisis a los episodios graves de corte de libertad creativa que ocurren en suelo europeo. El director de la Asociación Húngara de Escritores, Ferenc Czinki, explicó que la presión que soporta el sector cultural de su país es acuciante. «En Hungría el corte de financiación ante las disidencias políticas es un hecho», sentenció. Reconoce que ningún país tendría que salvar a otro, pero, en el momento actual, no pueden más que mirar alrededor buscando una mirada amiga. 

El caso de Polonia, explicó Dominika Kasprowicz es parecido al de Hungría. «Mi país copia y pega las mismas medidas que toma el gobierno de Viktor Orbán, solo que con un poco de retraso», dijo resumiendo la situación. El Gobierno de Polonia parece haber desarrollado una maquinaria de control de la narrativa que se cuela en las instituciones culturales. Y el caso concreto de Cracovia es especialmente grave, dado que es una ciudad cultural y universitaria. El recorte de financiación no es tanto la escasez como el destino de los fondos. «Se puede aumentar el gasto en cultura y controlar la narrativa desde dentro», aportilló Kasprowicz 

Finalmente, el director de la Real Academia Holandesa de Artes y Ciencias reconoció que la deriva de los países considerados como modernos, dentro del entorno europeo lleva 10 años dirigiéndose a la derecha. Las instituciones culturales también sufren una censura que deviene del público, «del miedo al público», afirmó, Geertjan De Vugt. Los propios entornos artísticos se ponen límites que no están en ningún margen, sino en el ideológico. Contra eso lucha la European Alliance of Academies, y planea su próxima reunión en Budapest en un gesto contra la reducción de libertades. 

Recordando a Gala, a Benet y a Borges

El último viernes de la Feria estuvo marcado por eventos de una gran carga emotiva.

La jornada se iniciaba con un homenaje al escritor Antonio Gala, fallecido el pasado 28 de mayo. El acto contó con la presencia de familiares y amigos. En compañía de la directora de la Feria, Eva Orúe, que presentó el acto, estuvieron: Francisco Moreno, presidente de la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores; Ana Gavín, directora de relaciones editoriales del Grupo Planeta y vicepresidenta de la Fundación Antonio Gala; Nativel Preciado, periodista y escritora; Françoise Dubosquet, catedrática de Literaturas y Culturas españolas en la Universidad de Rennes y autora de la monografía Antonio Gala, un regard sur les années 80 (1989); y los escritores Joaquín Pérez Azaustre y María Zaragoza. Todos ellos recordaron su figura como escritor, guía, apoyo y amigo.

Francisco Moreno aseguró que la institución era «un rincón para los creadores y artistas donde poder desarrollar su obra». Por la misma ya han pasado 304 artistas en 21 promociones. Zaragoza recordó muchas vivencias de su época como residente en la que Gala era uno más a la hora de las bromas y el bullicio. Le conoció justamente en su primera Feria como escritora. De su año de residencia en la Fundación confesó que «recuperaría todo el tiempo, al 100% igual. Fue un año muy emocionante. No recuerdo si dormíamos», confesó.

Pérez de Azaustre, por su parte, señaló que gracias a él conserva cierta percepción de Andalucía que nunca ha perdido. También subrayó la importancia de cómo contó Gala su tierra, con el lenguaje más refinado y coloquial, y su aportación a la historia del periodismo literario en España, y en concreto, en la reconstrucción de la transición a través de sus artículos en prensa. «Dejó de escribir teatro y pasó a escribir crónicas casi al grito de “El teatro está en la calle”», añadió.

La figura de Antonio Gala consiguió reunir ayer también a muchos antiguos residentes que no quisieron perderse el acto de homenaje. «Si ahora mismo nos está viendo por un agujerito, seguro que lo va a estar disfrutando», compartió María Zaragoza. Algunos de sus compañeros pusieron voz a los poemas de Gala, como Juan Domingo Aguilar, que cerró el acto recitando unos versos de Tú me abandonarás en primavera ante un emocionado público.

A mediodía, en el homenaje al escritor e ingeniero Juan Benet, su hijo, el pintor Eugenio Benet, y el ingeniero de caminos y novelista Antonio Tena, desvelaron facetas desconocidas que explican su literatura y su modo de entender la relación que mantenía con la escritura. Se entabló un diálogo entre ingeniería y literatura unido por el puente de la vida de Benet. Partiendo de la gran diferencia que existe entre ambas disciplinas, su hijo recordó que su padre consideraba la literatura como un hobby. Él decía que la profesión puede estancarse, pero no el hobby. Benet hijo definió los años de posguerra como el tiempo en que se destiló la esencia de su padre. Leía a los grandes, la literatura era una vía de escape. El escritor, dijo Tena, consideraba la ciencia y la literatura como «dos formas casi antagónicas de enfrentarse a los problemas que la naturaleza pone al hombre», y afirmaba que cuando se enfrentan estos dos puntos de vista, el oficio literario es el que sale peor parado. Benet vivió en los años sesenta en la montaña de León, mientras trabajaba en una presa. Sin esta vida, dijo su hijo, no se entiende su literatura, y añadió:«Mi padre volvía de trabajar en la presa y escribía, siempre con luz artificial, “para que todo lo demás sea noche”».

Jorge Luis Borges fue recordado a través de la lectura homenaje de Fervor de Buenos Aires, que cumple 100 años. Eva Orúe comenzó la lectura continuada del capítulo Las calles, recordando también su relación con la ciudad de Madrid. La directora de la Feria recordó que Borges volvió sobre la obra para reescribirla de manera incesante, y terminó diciendo: «Fervor de Buenos Aires nunca ha dejado de dialogar con el presente».

 

Foto © Isabel Infantes

Compartir esta noticia

Últimas noticias

La Feria del Libro de Madrid y la Feria Internacional del Libro de Calcuta firman un memorando de entendimiento

Periferia (Asociación Garaje) en la Eugenio Trías

‘Periferia’: el amor por los libros y el deseo de compartir historias con la Feria

Eva Orúe Premio Archiletras 2023

La Feria del Libro de Madrid gana uno de los Premios Archiletras de la Lengua