Del 31 de mayo al 16 de junio de 2024 / Parque de El Retiro

No solo de libros vive la Feria

Además de celebrar la final de 'Los pequeños gigantes de la lectura', la Feria del Libro de Madrid mostró su apertura hacia nuevos formatos con actividades relacionadas con la fotografía, los videojuegos y el podcast en su octavo día.
Los pequeños gigantes de la lectura

Isaac Sánchez, historietista: «Las similitudes están relacionadas con el gusto por sumergirnos en relatos, no importa con qué formato»

En la Feria del Libro hubo mucho más que libros durante la pasada jornada. Las actividades dieron un salto desde el papel a otros formatos desde primera hora de la mañana. El biólogo Héctor Urién, también narrador de cuentos profesional, puso voz a las historias de Las mil y una noches, sacando las leyendas del libro y añadiendo elementos científicos, matemáticos e históricos a la aventura original, mezclando otra vez así en el mismo recipiente lo mejor «de las Ciencias y las Letras», agitadas, no mezcladas. El mérito es el modo en que lo hace: cercano, dinámico, distendido e interactivo. 

Urién es capaz de traspasar el formato para llegar a más público, engancharlo y no soltarlo durante una hora en la que adapta la Ciencia a la Literatura, las entrelaza para conseguir un resultado diferente, novedoso y, por encima de todo, entretenido. El cuentacuentos consiguió hacer reír a los asistentes que se acercaron a su charla con tres historias de Las mil y una noches trufadas de bromas. Además, Urién incorporó en clave de humor durante toda la narración diferentes secretos de la vida árabe, explicaciones sobre medicina, cálculo y curiosidades poco conocidas de las páginas del libro de leyendas. Urién sintetizó perfectamente el espíritu de esta 82ª edición de la Feria del Libro en una charla en la que predominó el arte para contar historias y el arte de narrar la ciencia. 

Pequeños para otras cosas pero gigantes leyendo

La tensión podía cortarse en el aire con el filo de un cuchillo. Ayer fue la gran final del concurso de lectura en el Pabellón de los Jardines de Cecilio Rodríguez del El Retiro. Chavales de Madrid, de Castilla-La Mancha, Castilla y León y Asturias de los cursos de 4º, 5º y 6º de Primaria llegaron a la final que se disputó ayer en el marco de la Feria del Libro de Madrid. Los alumnos escogieron un libro para leer en voz alta frente a un jurado presidido por la traductora y escritora Begoña Oro, madrina del evento.

Cada lector subió al escenario acompañado por el autor de su libro elegido y en el plazo de tres minutos intentó convencer al jurado. Finalmente, el podio ha sido conquistado por Nicolás Fernández-Cavada; el segundo puesto por Ainhoa Luján Pérez; y el tercero ha quedado en manos de Emma Cernuda.

Por su parte, Oro, agradeció a los niños la ilusión y el esfuerzo realizado para participar en este juego, y ha hecho hincapié especial en el significado que tiene que los niños lean: «cuando vosotros leéis, dais vida a nuestros personajes».

El vicepresidente de la Comisión Europea, Margaritis Schinas (comisario para la protección del estilo de vida europeo), quiso estar presente durante la ronda final del juego y dedicó unas palabras de aliento antes del comienzo. El Comisario se refirió a la lectura como una herramienta para la sociedad y para la convivencia. Leer, dijo Schinas, es viajar a otras épocas y a través del tiempo para encontrar a otros y a ti mismo. El vicepresidente de la Comisión Europea contó que es aficionado a las autobiografías y a las biografías y que actualmente está leyendo una biografía de Jacques Delors, Presidente de la Comisión Europea durante la década de los años 90. Sobre cómo encaja este evento en las medidas de fomento de lectura en niños y niñas, aseguró que la pretensión es hacerlo a nivel europeo, unido a la celebración del día del lector europeo, que será el próximo 25 de marzo. 

La Feria también se escucha

Tapadura, el podcast de la biblioteca de Cobeña, municipio de Madrid, se grabó desde el corazón de la Feria del Libro. Es el primer año que se alojan entre las casetas rebosantes de libros. Andres Moreno, el director, y uno de los 14 miembros participantes de esta biblioteca sonora, reconoció que es el mejor lugar donde estar: «Es la librería más grande del mundo». Tapadura hizo un repaso sonoro de la Feria, de las novedades, de los eventos que han tenido lugar durante esta primera semana y de los que están por llegar. En el programa contaron con la presencia del divulgador Javier Fernández Panadero, con Soledad Ortega, librera de Ciento Volando y también con voces de escritores como Luis Landero. El podcast nació como un lugar de reunión para todos aquellos que disfrutan de la lectura y con la intención de borrar fronteras (ya que se emite en la red) y crear una comunidad de usuarios enamorados de la lectura. 

Paseo marítimo por El Retiro 

La escritora Ana Cristina Herreros y la ilustradora María Tula G. Méndez, presentaron su libro para niños Madrid Marino a través de un paseo por El Retiro en busca de los vestigios acuáticos de la ciudad. Herreros explicó cómo Madrid está ligada al agua desde sus orígenes. Bajo la piel de la ciudad fluyen aún hoy canales árabes, arroyos subterráneos y viajes que redirigen las aguas hacia las diferentes zonas de la capital. El propio nombre de la ciudad significa «arroyo que fluye y proviene de la antigua Roma», explicó la escritora. De hecho, Felipe II quiso que tuviera salida al mar a través del Manzanares, luego navegando el Jarama y desembocando en Portugal por las aguas del Tajo. Después del paseo, la organización repartió entre los niños un cuaderno con acuarelas para que ellos mismos pudieran pintar guiados por la ilustradora. El objetivo era rellenar un pequeño cuaderno de bitácora con tres instantes distintos del estanque de El Retiro de Madrid. Los libros también se pasean y Madrid (casi) tiene mar.

La imagen como documento

Una imagen vale más que mil palabras. En concreto, alrededor de 800, incluidas en el libro Crónicas de Retaguardia. Las fotografías perdidas de la Brigada de Información Gráfica de la UGT, de José Latova Fernández-Luna, presentado ayer en la Biblioteca Eugenio Trías. El encuentro reunió al fotógrafo y autor José Latova Fernández-Luna, al presidente de la Fundación Anastasio de Gracia, Mariano Hoya Callosa, y a Juan Miguel Sánchez Vigil, director del Grupo de Investigación Fotodoc de la UCM. En la sala, ni un hueco. Esto no iba solo del libro. Hoya Callosa sentenció nada más empezar: «Que no se pierda la historia. Es necesario que se conozca y que pase de generación en generación para no repetirla». Sánchez Vigil, por su parte, habló de la necesidad de conservar y cuidar los fondos fotográficos. Gracias a la recuperación llevada a cabo  por Latova y su equipo,  se identificó el edificio del número 10 de la calle de Peironcely,  lugar en el Robert Capa tomó la conocida fotografía tras el bombardeo de Madrid. Este proyecto recopila la mirada de la retaguardia de la guerra civil española. Sánchez Vigil se refirió a la selección fotográfica del libro de manera cruda: «En estas fotografías hay dolor, hay vida, hay odio, hambre, miseria… pero, sobre todo, hay crueldad». Continuó: «Es vergonzoso que alguien se ofenda cuando se habla de memoria, más aún cuando la memoria es la imagen de un padre obligado a escuchar cómo disparan a su hijo al otro lado de un muro. Este libro tiene que ser escuchado». El fotógrafo y paleontólogo Fernández- Luna definió la foto como un documento. No es algo que ilustra un texto. Es un contenido en sí mismo, del que extraer conocimiento, defendía. Un conocimiento en recuerdo de los que no están, para los que están y, más importante, para los que van a estar en el futuro, resolvió el fotógrafo. Para terminar, «la fotografía ayuda al viejo a rememorar y al joven a sorprenderse». Y añadió que «la selección es tan completa que de algunas fotografías tenemos plano y contraplano». Un paralelismo precioso con el libro, que pone el foco en la retaguardia, el contraplano del frente de la guerra civil española. 

Lorca en tu consola

Los autores del libro El siglo de los videojuegos, el crítico de videojuegos Borja Vaz y el periodista de El País Jorge Morla, se reunieron ayer con el creador de cómics Isaac Sánchez y la escritora Jara Santamaría, para analizar la revolución narrativa derivada de los videojuegos y cómo se entrelazan la literatura, los productos digitales, las series de televisión o los cómics. La conversación entre amigos saltaba de lo tradicional a lo novedoso, del papel al bit, del consumo de la abstracción sin fin de la lectura tradicional hasta la narrativa directa de un videojuego. Sánchez, más conocido como Loulogio, ejemplificó el cambio en una frase: «La diferencia de la narrativa clásica frente a los videojuegos es que en el videojuego se tiene que hacer un esfuerzo por no pasar la historia pinchando un botón y ponerse a pegar tiros. Las similitudes están relacionadas con el gusto por sumergirnos en relatos, no importa con qué formato»

Vaz habla de que la pulsión por lo desconocido generada al entrar en el universo de un videojuego tiene mucho que ver con la aventura del s. XIX. Hay videojuegos en los que el peso recae en la historia, con la saga de Assassin Creed, y otros, en la ambientación, en el universo que se plantea, como en Final Fantasy. Jara recuerda escribir desde pequeña, por entretenimiento, y disfrutar de mayor de videojuegos (pocos) y lectura a iguales partes. La deriva del sector, apunta Morla, se desliza hacia la confluencia laboral, de mercado y creativa. Las nuevas narrativas, digitales o no, sufren de una situación vieja como el mar. La idea de crear para un formato, público o plataforma que no sea un libro de papel ya no es tan loca como hace años, pero aún existe un prejuicio artificial, según Sánchez. También se peca, dice Santamaría, de falso orgullo cuando se ataca a estas artes mal llamadas menores desde las que se presuponen en un escalón superior, como la novela, o el cine… Morla insistió en el futuro innegable —de momento es un punto de fuga—, en el que se valoren de igual manera estas narrativas digitales como parte fundamental de la literatura. Vaz concluye, para no dejar la pelota en su tejado. El encuentro podría estar más cerca de lo que pensamos. Esta misma semana el nuevo videojuego Aurora (Dawn Poet) transportará la vida y obra de Federico García Lorca a la consola.

Foto © Isabel Infantes

Compartir esta noticia

Últimas noticias

Estand de RTVE en la FLMadrid23

La Feria del Libro de Madrid otorga el Premio Lealtad 2024 a RTVE

Motivos geométricos y un guiño a los JJ.OO. en el cartel de la 83ª Feria del Libro de Madrid

Foto sorteo FLMadrid24

La Feria del Libro de Madrid asigna las 358 casetas que ocuparán los expositores que participarán en su 83ª edición