76ª EDICION PARQUE DE EL RETIRO, Madrid- 26/052017 - 11/06/2017

Noticias

​Nuno Júdice lee su poema «A condição humana» ante el Micro de la Feria

Nuno Júdice ha inaugurado la edición de este año del MICRO DE LA FERIA con la lectura de su poema «A condição humana». Agradecemos al poeta y a la Editorial Pre-Textos el permiso para reproducir el poema y la traducción del mismo debida a Juan Carlos Reche. 
 
TENHO nas mãos a condição humana, os fios / de pólen que as abelhas deixaran cair nas mesas / dos cafés, um peso de angústia que não chega / para equilibrar um grão de pó na balança / do ser. Pudesse eu amassá-la como se faz à farinha, / dar-lhe a consistencia do pão que vai ao forno, / e tirá-la ainda quente, na pá do poema, para a distribuir / à mina volta. Quantas fatias de condição / humana se poderian cortar! Os homens / levá-las-iam nos bolsos, ainda fumegantes, / escondendo-as dos pendintes; e os pássaros /apanhariam os restos, com os seus bicos exangues / de um voo inversal. Mas ponho o pão à mina / frente, e deixo-o arrefecer, vendo a condição humana / evaporar-se como o fumo. «Para que queres o pão?», / perguntam-me. Abri-lo-ei à noite; e comê-lo-ei / frio, saboreando a dura côdea da condição humana.
 
TENGO en las manos la condición humana, los granos / de polen que las abejas dejaron caer en las mesas / de los cafés, el peso de una angustia que no basta / para equilibrar un poco de polvo en la balanza / del ser. Si pudiera yo amasarlo como se hace con la harina, / darle la consistencia del pan que va al horno, /y sacarla aún caliente, en la pala del poema, para darla / yo por ahí... ¡Cuántas rebanadas de condición / humana se podrían cortar! Los hombres / las llevarían en los bolsillos, aún humeantes, / escondiéndolas de los mendigos; y los pájaros /cogerían los restos, con sus picos exangües /por un vuelo invernal. Pero pongo el pan delante / de mí, y lo dejo enfriar, viendo la condición humana / evaporarse con el humo. «¿Para qué quieres el pan?» / me preguntan. Lo abriré esta noche y lo comeré / frío, saboreando la corteza dura de la condición humana.